fbpx

No paréis la inversión en tecnología e innovación, por Alfredo Díaz-Araque Moro

tecnología e innovación

Era noviembre de 2018, cuando en Future Proptech Viena, donde había sido invitado para hablar del ecosistema proptech en España, antes de irme pude cruzar unas palabras con James Dearsley. Para los que no conozcáis a James, es uno de los expertos del panorama proptech internacional más influyentes y creador de Unissu (el Linkedin del Proptech). James, además de ser un tipo estupendo, es, como yo le digo, “el Messi del proptech”.

En esa conversación, James me preguntó cómo se encontraba el mercado inmobiliario español y el proptech en particular. Le comenté que, desde mi punto de vista, se avanzaba, pero no de manera rápida, pues siempre existía el temor a una crisis, lo que tenía ligeramente “frenado” el despegue de la tecnología e innovación en el sector. James me dijo que una apuesta por la tecnología, haría que la crisis fuera más leve y se saliera más fuerte.

Han pasado poco más de año y medio de esa conversación y esa temida crisis ha ocurrido. Es verdad que es totalmente diferente a la de 2008, porque NINGUNO, y lo digo en mayúsculas, podíamos imaginar que iba a sobrevenir por un virus generado en un mercado de China e iba a acabar confinando a medio mundo.

Alfredo Díaz-Araque Moro

El origen de esa crisis (sanitaria) es lo de menos a los efectos de lo que os quiero contar, pero las consecuencias han sido muy parecidas a una crisis económica: un parón (en este caso total) de la actividad económica durante tres meses, de momento. Las repercusiones han afectado a todos los ámbitos y el inmobiliario no ha sido ajeno.

De manera directa: obras paradas, paralización de visitas a pisos piloto o viviendas de alquiler, cierre de agencias inmobiliarias, etc. Indirectamente: afectación al empleo (ERTES o ERES), el consecuente impacto en las economías domésticas…

En definitiva, tenemos un panorama complicado para los próximos meses.

Pero si podemos destacar algo durante estos meses ha sido el aumento del uso de la tecnología para videoconferencias, compras e-commerce…

Tecnología e innovación en el sector inmobiliario: ¿Cuál era la situación de partida?

Como todo lo que se refiere a digitalización o inversión en tecnología en el sector inmobiliario, es complicado tener fuentes, pero voy a intentar arrojar algo de luz.

Según el Observatorio de Innovación en el Sector Inmobiliario, que realizamos en primavera de 2019, desde Spanish Proptech y Finnovating, las empresas encuestadas indicaban que, del presupuesto total de dicho ejercicio, el mayor porcentaje (44%), preveía destinar entre 1% y 5%, del mismo a invertir o colaborar en proyectos con startups PropTech. Casi 35% invertiría más de 5%. Finalmente, 22% tenía previsto invertir nada o como máximo un 1%

En resumen, 2/3 de las empresas del sector inmobiliario destinan menos del 5% a innovación y tecnología.

¿Es esta tendencia diferente a la inversión en I+D que se realiza, en general, en España?

Fuente: Finnovating – Datos de el Observatorio de Innovación en el Sector imobiliario ante la pregunta «Qué porcentaje de su presupuesto destinará en 2019 a proyectos proptech

El último informe de COTEC refleja la siguiente situación. La inversión española en I+D ha recuperado los niveles previos a la crisis económica. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), España invirtió en I+D un total de 14.946 millones de euros en 2018, una cifra similar a la de 2008 (14.701). Es decir, ¡hemos tardado 10 años en recuperar el nivel pre-crisis! (niveles que siguen por debajo de la media europea, como ahora veremos).

Llevamos 4 años de incrementos consecutivos en inversión, gracias a la contribución tanto del sector privado como del sector público. Ahora bien, el sector privado ha superado de manera clara los niveles pre-crisis mientras que el sector público todavía no lo ha logrado, con crecimientos por debajo del PIB y, por tanto, perdiendo peso relativo.

Como decía anteriormente, estas cifras siguen lejos de la media europea. La Unión Europea en 2018 ya invertía un 27% más que antes de la crisis. En el periodo 2009-2018, España acumula un aumento del 2,5%, claramente inferior a los crecimientos observados en las otras cuatro grandes economías europeas: Alemania (38%), Reino Unido (21%), Italia (17%) y Francia (12%).

En resumen, la innovación está en la agenda, pero al final de la misma, por tanto, el sector inmobiliario sigue la tendencia del resto de sectores (mal de muchos…)

El Covid-19 y la digitalización del sector

Parece, y digo “parece”, que, entre las consecuencias positivas de este confinamiento, la digitalización del sector podría verse acelerada.

Hemos trabajado en remoto (teletrabajar es otra cosa), usando herramientas como Zoom, Teams o Hangouts (el otro día una persona responsable de una empresa comentó en una charla, y os confieso que para mi espanto, que habían dado cursos a sus trabajadores para el uso de este tipo de herramientas. ¿A ese nivel estamos?).

La apuesta por recorridos virtuales se ha demostrado como una potente herramienta para poder haber mantenido la actividad de mostrar el producto inmobiliario (eso para los que habían apostado por ello, porque aquellos que lo consideraban como algo superfluo, se han quedado parados).

Herramientas de gestión que permiten control desde cualquier punto. también han sido la estrella.

Todos aquellos que no mostraron interés por las apps para conectar las comunidades en edificios de oficinas por no considerarlas importantes, ahora claman por tener una que le permita conocer flujos en aparcamientos, espacios comunes etc. y así poder cumplir con las normas de distanciamiento social.

¿Pero estamos ante una aceleración o como dice el refranero español es un “arranque de caballo y parada de burro”?

Es el momento: Aprovechémoslo

En el informe realizado por KPMG “Real estate post covid 19” ,se indica que los actuales planes de negocio en el sector inmobiliario deben tener en cuenta la nueva situación compleja e incierta. Por ello, aboga por valentía en los equipos directivos, pues ésta será fundamental en la toma de decisiones arriesgadas. Para ello, deberán considerar las necesidades de la compañía en un horizonte temporal, no sólo a corto plazo, sino especialmente a medio-largo plazo, desde una perspectiva estratégica.

Pues bien, esa nueva realidad es más digital si cabe. Entramos en lo que se ha denominado “low touch economy” (la economía de bajo contacto) y en ella la tecnología va a ser primordial: cada vez daremos más importancia a la trazabilidad de los productos (donde el Blockchain juega un papel fundamental); tendremos que interactuar con elementos de los edificios como ascensores, puertas, salas de reuniones sin contacto (apps de apertura en nuestro móvil serán nuestras llaves); para probarnos la ropa tendremos que usar probadores virtuales; tendremos que aportar información a nuestros clientes sobre ocupación de nuestras instalaciones, etc. En todos estos nuevos puntos de contacto entre cliente y las empresas inmobiliarias, las tecnologías serán fundamentales.

Estoy viendo ciertos movimientos en el sector inmobiliario encaminados a “aligerar” partes o procesos que se consideran “superfluos” (lo que alguno llama “eliminar grasa”). En esa “grasa” algunos están incluyendo la tecnología e innovación y ese es un tren que no podemos permitirnos dejar marchar.

Desde el sector continuamos pidiendo apoyo para construcción de alquiler asequible, ayudas a los jóvenes para compra de una vivienda… seguimos centrados en el producto. Pero no escucho pedir ayudas para modernizar el sector, hacerlo más eficiente y digitalizado para poder responder a los retos a los que nos hemos enfrentado en este covid y a los que nos vamos a enfrentar en los próximos meses o ayudas para formación digital de los profesionales inmobiliarios. En definitiva, nadie clama por medidas para crear el sector inmobiliario 4.0.

Existe una excepción, es verdad, el Ayuntamiento de Madrid y ASPRIMA han firmado un convenio para que el primero use la metodología BIM, para mejorar la burocracia administrativa en el plano urbanístico, empezando como prueba piloto en el ámbito Mahou-Calderón. Algo es algo.

Sin embargo, en la cumbre de empresarios que está celebrando la CEOE, ya se está poniendo sobre la mesa la necesidad de digitalizar la economía española (El País, 23 de junio)

Incluso la UE, con el plan de ayudas a sus países miembros para mitigar los efectos del covid19, apuesta por reforzar el mercado único y adaptarlo a la era digital (inversión en conectividad la inteligencia artificial, la ciberseguridad, los superordenadores, la nube, construcción de una economía real de datos como motor de la innovación y de la creación de empleo o aumento de la ciberresiliencia).

El reciente informe de Boston Consulting Group y la Asociación Española de Economía Digital, “Economía digital en España”, indica que el sector inmobiliario es uno de los que más aporta al PIB nacional. Es por ello por lo que apunta que el sector inmobiliario (junto con la Administración Pública) desempeña un papel relevante en la digitalización, pues es un sector que establece estándares en la prestación de servicios en otros sectores. El sector inmobiliario puede ser esencial para esa digitalización dada su capacidad de movilizar inversiones y establecer criterios de contratación. La introducción de requerimientos de digitalización en los servicios contratados por el sector público y el inmobiliario permitirán digitalizar un 0,7% del PIB del sector, es decir 540 millones de euros, aproximadamente.

Extracto del informe «Economía digital en España» de BCG y ADigital

Apunta el informe que es importante centrar la atención en aquellos sectores que, por su capacidad de consumir productos intermedios, p.ej. contratación pública de la Administración Pública, o su capacidad de colaborar en la elaboración de estándares, pueden impulsar la digitalización de la economía. Y como no, el sector inmobiliario cumple esos requerimientos.

Mi (humilde) opinión

Por ello, no podemos parar la inversión en tecnología y en innovación. En la primera, porque es la que nos va a resolver los problemas actuales y, en la segunda, porque nos va a ayudar a resolver los problemas futuros y crear nuevos modelos de negocio (y, por tanto, nueva generación de recursos económicos).

Si realmente queremos ser el motor de la recuperación, como están diciendo los altos directivos del sector inmobiliario, la innovación y la digitalización serán claves para ello, y por eso: NO PODEMOS PARAR LAS INVERSIONES EN INNOVACIÓN. Ahora no, por favor.

Alfredo Díaz-Araque Moro (España)

Estudié Derecho y, por casualidad, inicié mi carrera profesional en el mundo inmobiliario. Primero en centros comerciales y posteriormente en el mercado de la vivienda. La tecnología me vino por el mundo fintech. Me resultó interesante ver cómo determinadas startups venían cambiando el mundo financiero. Después, entendí que eso también iba a ocurrir en el mundo inmobiliario. Y ocurrió: llegó el proptech. Gracias a ello, puedo entender mejor el mundo que me rodea con una mirada amplia. Conferencista internacional y autor del blog Spanish Proptech.

Alfredo Díaz-Araque Moro será uno de los keynote speaker de PropTech Latam Summit ONLINE. Para más detalles, revisa el sitio web del evento y registra tu participación.

Un espacio de conocimiento, contenidos de alto valor, novedades, networking y  mucho más para los empresarios, profesionales, proveedores, inversores e instituciones de la industria del Real Estate. 

Idioma

EN PT ES